El Koala

Es un mamífero marsupial que tiene su hábitat en Australia. Su nombre científico es phascolarctos cinereus y además es conocido como diprotodontos. El Koala se establece en las zonas donde se localizan gran variedad de eucaliptus. En 1728 un estudioso de la naturaleza George Perry tuvo su primer encuentro con este hermoso ejemplar y lo dio a conocer. La imagen de este animal es uno de los símbolos de Australia por lo que es reconocido mundialmente. Se le conoce popularmente como oso koala pero no tiene ningún tipo de parentesco con los osos.

CARACTERÍSTICAS

El koala se caracteriza por ser un animal sedentario y llega a dormir hasta 20 horas diariamente. Su cuerpo carece de cola y su cabeza es bastante grande con orejas redondas y llenas de abundantes pelos y su nariz tiene una forma curva y hueca. El color predominante en su pelaje está entre los tonos grisáceos y marrón oscuro. Los machos de este espécimen nacen con una glándula pectoral que despide olores. La utiliza en el momento que desea marcar su territorio cuando se siente amenazado.

ALIMENTACIÓN

Cuando el koala alcanza los primeros meses de existencia se alimenta de leche materna .Su alimentación está basada principalmente en su estado adulto en hojas de eucaliptus y sus brotes quienes le proveen escasos nutrientes por eso necesitan dormir largas horas. Realizan su alimentación durante la noche. Estas hojas de Eucaliptus poseen gran cantidad de toxinas pero este marsupial tiene la característica en su organismo de digerir las hojas. Elimina sus altos grados tóxicos para poder asimilarlas en su organismo.

REPRODUCCIÓN

La reproducción del koala es por apareamiento llevando la iniciativa el macho dominante con todas las hembras que se encuentren dispuestas a reproducirse. Su capacidad de gestación es una cría al año desarrollándose en un periodo de 35 días. La cría al nacer se desplaza hacia la bolsa de su madre terminando ahí el período de gestación por siete semanas aproximadamente. Sus crías miden al nacer 2 cm. No poseen pelos y sus ojos están cerrados. Al crecer son alimentados por una especie de papilla que expulsa su progenitora por su ano permiti

éndole así a su cría desarrollar un estómago bien resistente a las toxinas. Al año cuando ya la cría se independiza la madre la expulsa de la casa. Si decide tener otro macho y si no la deja en su casa por tres años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *