Boa Esmeralda

Corallus Caninus, la boa esmeralda de aspecto intimidante que habita en las selvas tropicales de América del Sur.

Las serpientes suelen ser venenosas por el simple hecho de que ese factor las ayuda a sobrevivir. Al morder a sus presas, estos quedan inmóviles y pueden alimentarse mejor o porque atacan a modo de defensa cuando se encuentran frente a una amenaza. Pues, en el caso de la boa esmeralda no es así, ya que esta no es venenosa. Pertenece a la familia de las serpientes constrictoras.

DESCRIPCIÓN

Mejor conocida como la boa esmeralda o boa verde debido al color característico de su piel, que suele ser de un tono verde claro o esmeralda. Esta serpiente arborícola también puede ser reconocida porque además de ese color, tiene unas rayas blancas alrededor de su eje en la parte superior de su cuerpo. El dorso suele ser de un tono amarillento o verde limón.

Tiene la cabeza de forma triangular y el iris en su pupila está de forma vertical. Los ejemplares adultos pueden llegar a medir más de 2 m pero los ejemplares femeninos son más grandes que los masculinos. Su mordedura puede ser igual de nociva. Sin importar el hecho de que no inyecte veneno al morder, puede dejar heridas severas en la piel o el área ya que posee unos dientes sumamente afilados.

HÁBITAT

Por su naturaleza arborícola, esta Boa Esmeralda habita en la selva tropical de América del Sur. Específicamente en el extremo norte de Bolivia, este de Ecuador, norte de Brasil, sur de Venezuela, este de Perú y sur de Colombia. Pasan gran parte de su día en los arboles, inactivos en rama.

green-tree-boa-1395953-640x422
ALIMENTACIÓN Y REPRODUCCIÓN

Como todos los reptiles, la alimentación de este animal consiste en esperar. Descansa pacientemente esperando a que su presa llegue al lugar donde se encuentra. Por lo general es en una rama de algún árbol. Esta se enreda a modo de que pueda lanzar un mordisco mortal cuando su alimento esté cerca. Una vez que logra morder, agarra con su cuerpo al animal que se quiere comer y lo aprieta hasta que este deje de respirar.
El hecho de que esta Boa Esmeralda no sea venenosa, no es la única característica llamativa que tiene. La 
Corallus Caninus es ovovivípara lo que significa que sus crías se desarrollan en su interior. Cuando llega el momento, nacen envueltas en una membrana nada parecida a la cáscara de un huevo sino más blanda. Nacen completamente formadas y listas para enfrentar el mundo natural. Además, al nacer, no tienen el mismo color de la adultez sino que son de color marrón, rojo, naranja o amarillo y pueden ser una camada de 20 crías.

Esta es una criatura fascinante que no deja de sorprendernos con las características que la hacen diferenciarse de las demás. Por esta razón, es importante que colaboremos con la conservación de su especie y si es el caso de que la mantengan en un terrario, debe estar en las mejores condiciones para que disfrute de un ecosistema adecuado para vivir.
¿Tendrías una Corallus Caninus de mascota?

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *